RESEÑA DE ARTÍCULOS

MANUEL LÓPEZ MUÑOZ, Delenda est machina?, RELat 2, 2002, 235-250 págs.



Resumen

El artículo trata de la relación que hay entre informática y Filología Latina. A primera vista pudiera parecer que estas dos áreas estarían muy alejadas, sin embargo, ambas pueden ser consideradas una especie de recíproco accesorio a disposición de los usuarios.

Reseña

El autor comienza recurriendo a la Lingüística computacional y ejemplificando la ayuda que prestan los ordenadores para algunas empresas lingüísticas. Esta disciplina no tendría, según López Muñoz, otras expectativas para la Filología Latina que se alejasen de la servidumbre de la Informática a la hora de trabajar con datos, análisis de estilo, estadísticas... Pero ¿qué coordinación puede establecerse si no esa? Manuel López amplía esta primera visión haciéndola reversible, es decir, lo que puede aportar la FL a la LC y lo hace tomando como base el carácter de lengua cerrada que tiene la primera.

¿Qué pasaría a la hora de realizar un análisis pragmático donde colaborasen FL y LA? ¿Sería posible que un programa nos confirmara con datos el componente perlocutivo de un texto, por ejemplo? ¿Serviría de algo en este caso el carácter cerrado de esta lengua?
Esta propuesta de cooperación podría acabar con toda interpretación, con toda suposición, con toda subjetividad personal, es decir, estaríamos hablando de una crítica deshumanizada, desde el punto de vista pragmático, para la FL.

El autor acota el campo de acción cuando se refiere a inteligencia artificial. Es cierto que sería de gran utilidad conseguir que la LC junto con la FL consiguieran facilitar el trabajo con manuscritos y dejar el "trabajo sucio" de la investigación a los ordenadores, por ejemplo, a la hora de realizar las transcripciones. Lo deseable sería que no hubiese limitaciones en estos programas que ya están a nuestra disposición y que, amén de los caracteres de manuscritos ilegibles, en principio adivinasen dichas aplicaciones funciones metalingüísticas.

El artículo plantea una verdad que requiere una solución urgente :
"... es muy interesante intentar ceñirse a sistemas que permitan su posterior tratamiento informatizado superando la actual costumbre de utilización del procesador de textos como programa de autoedición, que cuenta además con el inconveniente de la difícil traducción de los formatos de archivo propios de cada suite ofimática..."
Más tarde son recogidos algunos programas que intentan facilitar la tarea de la edición crítica y sigue un itinerario que va desde los años setenta hasta la actualidad., aunque a lo que realmente da importancia es que la FL pueda intervenir en la tecnología que facilitaría su trabajo.

Dice López Muñoz, que en la Red la información no es paritaria. Esto es cierto; no existe un filtro total que ofrezca lo que realmente nos interesa o que ofrezca un equidad de diferentes intereses, pero hay que dejar algo a la vountad de selección del hombre, por lo menos por ahora. Algunas de las propuestas de colaboración de la FL que ofrece el artículo, podrían haber sido leña para aquelarre en otros tiempos; y me refiero a décadas, ya que hablamos de Informática. En cambio, otras herramientas que tan alegremente son manejadas hoy fueron también en su día resultado de ideas quijotescas, así que : ¿tendrá el autor que suprimir la lectura de este artículo para próximos cursos de doctorado, porque exista una conexión FL-Informática que no de lugar a vacíos?. Todo se verá.

















RESEÑA DE ARTÍCULOS


MANUEL LÓPEZ MUÑOZ, Estado actual y perspectivas de las bibliotecas digitales latinas, CVMAS, Catálogo Unificado de Materiales sobre Filología Latina y Derecho Romano en Internet (MEC- FEDER).



Resumen

Este artículo examina las bibliotecas digitales latinas y hace un recorrido por las que resultan más interesantes. Para ello se basa en posesión de ciertas herramientas que contienen estas bibliotecas y se pueden "catalogar" de más o menos útiles según el análisis descriptivo que se hace de cada una de ellas.

Reseña

Las bibliotecas digitales suponen un gran acierto por cuanto de ellas se puede servir el usuario. Desde la búsqueda de textos concretos hasta ediciones críticas o incunables que se recrean ante nuestros ojos. Lo que buscamos y encontramos es lo que verdaderamente importa, sin embargo por el camino, durante la búsqueda concreta podemos en ocasiones toparnos con bibliotecas que resultan interesantes para ocasiones futuras.

Manuel López nos dice que una de las ventajas de estas bibliotecas es el ahorro de tiempo, espacio y dinero a la hora de hacer nuestro trabajo, y no le falta razón sobre todo últimamente, que el tiempo, es más que nunca oro.

El valor de las bibliotecas que analiza el autor va a depender de dos factores, externo e interno; por una parte Biblioteca/usuario y por otra Biblioteca/filólogo.
Absolutamente todos los criterios que el autor ha tenido en cuenta están sobradamente argumentados y no podemos hacer otra cosa sino estar de acuerdo, y es que sentido común no hay nada más que uno. Así ha tenido en cuenta, en cuanto a los criterios externos, elementos como: uso, soporte del navegador, tiempo de conexión, carga de la página, proyecto de la página, armonía visual, elección del idioma, uso de marcos-menús, acceso libre o restringido, motores de búsqueda y descarga de información, que se corresponderían respectivamente con: capacidad de interacción, página que se vea mejor o peor, tiempo y programas extra, problema de carga por el diseño,

explicación del proyecto web, elementos de calidad gráfica, posibilidad de elección de idioma, menús que ayudan a la navegación, recomendación de acceso libre, búsqueda precisa, descargas sencillas y en diferentes formatos. Además, por si fuera poco, añade otros valores como enlaces y que no supongan la pérdida de la página de origen, organismos certificadores, no publicidad...


En cuanto a los criterios filológicos (internos) López Muñoz ha tenido en cuenta en la valoración: el número de autores, el número de obras, las épocas, el sistema de clasificación de textos, la procedencia de los textos y el formato del texto; en este caso la correspondencia respectiva sería: muchos autores como valor de referencia, representación al menos suficiente del autor, consideración de todos los periodos de redacción, clasificación consistente y útil, calidad de las ediciones y considerar formato vivual y textual.

Para estas cadenas de elementos justificados no caben valoraciones negativas, ni siquiera se me ocurre qué más podría añadirse a una biblioteca virtual latina o de cualquier otra temática. Cuando echamos una ojeada a alguna de las bibliotecas virtuales valoradas, si queremos al azar, si queremos a todas y ponemos en práctica cada uno de los criterios observando las carencias o las abundancias, veremos que cualquier consederación es relevante desde el diseño ( hay verdaderas teorías sobre el uso del color, por ejemplo) hasta la carga de la página (que puede hacernos desistir de nuestra visita).

En resumidas cuentas, como si de un coche se tratara, las prestaciones serán importantes según nuestro uso, acceso, funcionalidad y valores añadidos.