Estudio de términos en el Romancero Gitano

1. Hipótesis de trabajo
Partimos de la idea de que es posible relacionar una pareja de palabras que aparecen en un texto. La condición que ha de darse es que este par esté en desigualdad en cuanto al número de veces que aparece cada palabra en la obra.
La elección del texto será casual y propuesta sin premeditación; en este caso analizaremos El romancero gitano, de Federico García Lorca.


2. Descripción del corpus de datos
En primer lugar, buscamos una edición del Romancero gitano en formato .txt, con el fin de poder trabajarla con más comodidad en las herramientas informáticas,
tales como la nube léxica, el programa de concordancias y el programa de co-ocurrencias. Una vez encontrado el texto en Internet Archive, lo sometimos, pues,
a la nube léxica de wordle.net y al programa de concordancias y co-ocurrencias, ambos contenidos en Analysing Poems using a Computer | First World War Digital Poetry Archive.

3. Descripción de los análisis realizados
Los análisis que han sido realizados por cada uno de los miembros del grupo no han sido los mismos, es decir, cada componente ha teorizado según se ha ido refutando su tesis, basándose siempre en los datos obtenidos y en conocimientos sobre organización textual, en estos casos organización desde el punto de vista semántico y comunicativo o pragmático. De este modo tenemos una tipología analítica que incluye:
Análisis de datos usando programas informáticos especialmente diseñados para análisis textuales.
Análisis de palabras atendiendo a la unidad de sentido articulada en una serie organizada de ideas.
Análisis de palabras atendiendo a la relación de adecuación entre el texto y los elementos que intervienen en el acto de la comunicación.


4. Justificación de las parejas escogidas
Una vez vistos en clase los resultados de la nube léxica, buscamos las nueve palabras que aparecían con más frecuencia (luna, agua, noche, verde, san,
ojos, gitano, romance, preciosa, ciudad) y las que se daban con menor prevalencia (arroyos, cuchillos, alba, cabeza, martirio, civiles, palabras, torres, cama, dios).
Tras observarlas, comprobamos que, por oposición o analogía, se podían establecer nueve pares léxicos entre las más numerosas y las menos, que son los siguientes: LUNA pero ALBA,
NOCHE pero ALBA, AGUA pero ARROYOS, OJOS pero CABEZA, SAN pero DIOS, VERDE pero CIVILES, GITANO pero CIVILES, GITANO pero MARTIRIO, ROMANCE pero PALABRAS.


5. Descripción de los datos obtenidos
En este apartado y el siguiente, iremos viendo cada una de las parejas que hemos analizado de forma individual, para establecer luego una serie de conclusiones generales.

5.1. NOCHE pero ALBA
Vamos a analizar la relación de dos términos, NOCHE/ALBA en el Romancero Gitano de Federico García Lorca.
Texto en:
http://www.archive.org/stream/romancerogitano100garcuoft/romancerogitano100garcuoft_djvu.txt
Una vez realizado un análisis de co-ocurrencias descubrimos que es en la siguiente estrofa únicamente donde conviven los dos conceptos que pretendemos examinar. Aun siendo antitéticos, razón por la cual escogimos dichos conceptos, no vuelven a aparecer en un mismo contexto.

Noche de torsos yacentes

y estrellas de nariz rota

aguarda grietas del alba

para derrumbarse toda.

Esto se puede explicar de dos modos, uno es el de la concurrencia del término, por medio de una nube léxica. Al realizar este tipo de análisis, descubrimos que ALBA aparece muy pocas veces (Grandes estrellas de escarcha vienen con el pez de sombra que abre el camino del alba./ Cuando todos los tejados eran surcos en la tierra, el alba meció sus hombros en largo perfil de piedra. /Noche de torsos yacentes y estrellas de nariz rota aguarda grietas del alba) mientras que NOCHE aparece en torno a unas treinta (El silencio sin estrellas, huyendo del sonsonete, cae donde el mar bate y canta su noche llena de peces./ La noche se puso íntima como una pequeña plaza./ Fue la noche de Santiago y casi por compromiso./ Aquella noche corrí el mejor de los caminos, montado en potra de nácar sin bridas y sin estribos./ Sus ojos en las umbrías se empañan de inmensa noche./ Efebo de tres mil noches, fragante de agua colonia y lejano de las flores./ Cuando la cabeza inclina sobre su pecho de jaspe, la noche busca llanuras porque quiere arrodillarse./ Las estrellas de la noche, se volvieron campanillas./ Las estrellas de la noche se volvieron siemprevivas./ Las aceitunas aguardan la noche de Capricornio, y una corta brisa, ecuestre, salta los montes de plomo./ A las nueve de la noche lo llevan al calabozo, mientras los guardias civiles beben limonada todos./ Ya las nueve de la noche le cierran el calabozo, mientras el cielo reluce como la grupa de un potro./ La noche llama temblando al cristal de los balcones perseguidas por los mil perros que no la conocen, y un olor de vino y ámbar viene de los corredores./ Brisas de caña mojada y rumor de viejas voces resonaban por el arco roto de la media noche./ Fachadas de cal ponían cuadrada y blanca la noche./ Ojos chicos de mi cuerpo y grandes de mi caballo, no se cierran por la noche ni miran al otro lado donde se aleja tranquilo un sueño de trece barcos./ Será de noche, en lo oscuro, por los montes imantados donde los bueyes del agua beben los juncos soñando./ Cuando llegaba la noche noche que noche nochera, los gitanos en sus fraguas forjaban soles y flechas./ El viento vuelve desnudo la esquina de la sorpresa, en la noche platinoche noche, que noche nochera. /San José, lleno de heridas, amortaja a una doncella. Tercos fusiles agudos por toda la noche suenan./ Noche de torsos yacentes y estrellas de nariz rota aguarda grietas del alba para derrumbarse toda./ Noche tirante reluce.
Olalla muerta en el árbol./ ¡Noche; toca los platillos!).
La otra hipótesis, es que la NOCHE aparece como el espacio escénico donde tiene cabida todo el universo conceptual del Romancero gitano, o como una personificación. Por ambos motivos es descrita por sus paisajes y por sus acciones, lo que hace prescindible la descripción del ALBA que sería otro espacio distinto. Aparecen en el mismo contexto una sola vez, y es porque se describe el fin de la noche, y no ésta en sí.

Aunque parezca un tópico infundado, los gitanos tienen una cultura nocturna ya que las reuniones de la familia, valor tan fundamental para ellos, son de noche. De este modo, dado que Lorca nos presenta el mundo de Andalucía y los gitanos, es lógico que todo ello lo desarrolle de noche.


5.2. CIVILES pero GITANOS
Vamos a realizar un análisis de las parejas contrarias CIVILES pero GITANOS en el Romancero gitano de García Lorca.
En primer lugar, para llevar a cabo nuestro análisis hemos trabajado con la nube léxica, la cual nos ha permitido obtener de manera visual, qué palabras predominan en un texto y cuáles se dan con menor prevalencia.

http://www.wordle.net/gallery/wrdl/941944/Romancero_gitano

En segundo lugar, hemos utilizado un programa de concordancias, gracias al cual las palabras nos aparecen en un contexto determinado. La palabra Gitanos´´ aparece en un total de dieciocho veces, gitano´´ dos; mientras que civiles´´ tan sólo cuatro veces y civil´´ siete. Por lo tanto, no hay una diferencia tan abismal entre las dos parejas contrarias.
En relación con las concordancias se dan dos. En el contexto en el que aparecen, podemos decir que Lorca relaciona el término de los ``gitanos´´ con la soledad, el miedo, el pasado y la huida en todos sus contextos, como podemos comprobar:

1./Se acabaron los gitanos que iban por el monto solos! están los viejos cuchillos tiritando bajo el polvo. A las nueve de la noche lo llevan al calabozo/
2./ si quieren pasar, y ocultan en la cabeza una vaga astronomía de pistolas inconcretas. ¡Oh, ciudad de los gitanos ! en las esquinas banderas. La luna y la calabaza con las guindas en conserva./
3./¡Oh, ciudad de los gitanos ! ¿ Quién te vio y no te recuerda? Ciudad de dolor y almizcle./
4./Cuando llegaba la noche noche que noche nochera, los gitanos en sus fraguas forjaban soles y flechas./
5./ La Virgen y San José perdieron sus castañuelas, y buscan a los gitanos para ver si las encuentran./
6./Agua, y sombra, sombra y agua por Jerez de la Frontera. ¡Oh, ciudad de los gitanos! En las esquinas, banderas./
7./Apaga tus verdes luces que viene la benemérita. ¡Oh, ciudad de los gitanos ! ¿Quién te vio y no te recuerda?/
8./En el portal de Belén los gitanos se congregan./
9./Cuando todos los tejados eran surcos en la tierra, el alba meció sus hombros en largo perfil de piedra. ¡Oh, ciudad de los gitanos !/
10./¡Oh, ciudad de los gitanos ! ¿Quién te vio y no te recuerda?/

Además, es importante destacar que Lorca enfatiza en seis veces donde aparece la palabra ''gitanos´´. La voz narrativa parece que se funde con la de ellos.
• ./¡Oh, ciudad de los gitanos ! ¿Quién te vio y no te recuerda?/

Mientras que cuando emplea el término ''civiles´´, no muestra ningún tipo de énfasis, simplemente describe los que hacen:
1./mientras los guardias civiles beben limonada todos./
2./El cielo, se les antoja, una vitrina de espuelas. La ciudad, libre de miedo, multiplicaba sus puertas. Cuarenta guardias civiles entran a saco por ellas. Los relojes se pararon, y el coñac de las botellas se disfrazó de noviembre para no infundir sospechas./
3./La Guardia civil se aleja por un túnel de silencio mientras las llamas te cercan.

En todos los contextos en los que aparece ''civiles'' se narra todo de forma imparcial, como si se estubiera observando. Se les muestra de forma negativa, como símbolos de la represión.

Además, hemos usado un programa de co-ocurrencias, el cual nos dice cuáles son las palabras que aparecen más próximas en el texto. Todas las palabras que están cerca de ''gitanos'' denotan la idea de libertad, unión y pasión:
• / Gitanos en sus fraguas forjaban soles y flechas./
• /Ciudad de dolor y almizcle./
• /los gitanos se congregan./


En conclusión, podemos decir que con ''gitanos'' se alude a lo positivo. Al ver los contextos en los que aparecen ''gitanos'', podemos afirmar una simpatía hacia este colectivo.
Por otra parte, cuando se hace referencia a los ''civiles'' se personifica al poder, la represión, es definitiva son símbolos calificados como negativos.

Por ello, podemos decir que nuestra hipótesis es acertada o al menos podemos sustentarla con bastante criterio y datos que lo corroboren, ya que los términos se encuentran próximos entre sí.
5.3. AGUA pero ARROYOS
Hipótesis de trabajo
En el presente trabajo pretendemos elaborar un estudio de los términos que con mayor y menor frecuencia aparecen en el Romancero Gitano de Lorca. Basándonos en las conclusiones que hemos extraído previamente después de aplicar variadas herramientas informáticas como la nube léxica, los programas de concordancias y de co-ocurrencias y de distribución de estructuras, y obtuvimos los datos que exponemos en el siguiente apartado.
Descripción del corpus de datos
-Resultado de la Nube Léxica
http://www.wordle.net/gallery/wrdl/903485/Romancero_Gitano_-_Garcia_Lorca
-Resultado del programa de concordancias
-AGUA

-ARROYOS





-Resultado del programa de co-ocurrencias
0 co-occurrences found


TAPoRware Tool Parameter Summary



Tool Name Find Text -- Co-occurrence (Plain)


Date of use Sat Jun 13 08:05:22 -0400 2009

Text source C:\Users\B.A\Desktop\Romancero Gitano.rtf

Primary pattern agua

Co-pattern arroyos

Context Word

Context length 30

Display format HTML



Resultados Programa de distribución de estructuras


Descripción





Comentario de los análisis realizados

Cuatro han sido los análisis llevados a cabo sobre el Romancero gitano de Lorca. Antes de proceder con la descripción, nos vemos obligados a advertir a todo futuro usuario “primerizo” que al tratarse de herramientas anglosajonas, debemos previamente eliminar toda marca gráfica ajena a este sistema lingüístico, además de signos de puntuación (interrogaciones, exclamaciones, etc.), números y otras marcas textuales que puedan falsear los datos obtenidos en nuestro análisis léxico.

-Nube léxica: Esta aplicación informática se encuentra en la dirección web http://www.wordle.net/. Una vez que accedemos a ella clicamos en el enlace “Create your own” y nos lleva a una nueva página en la cual debemos introducir el texto que pretendamos someter a análisis para determinar la frecuencia de aparición de sus términos. Una vez hecho esto, pulsamos el botón “Go” y el resultado será una imagen como la que encontramos en el apartado dedicado a los resultados de la nube léxica. Debemos tener en cuenta que al tratarse de un sistema programado

-Programa de concordancias:
En http://www.lextutor.ca/concordancers/text_concord/tenemos otra herramienta útil para aplicar a nuestro estudio. Se trata de un procedimiento similar al anterior, por el cual, en cambio, averiguaremos por un lado con qué frecuencia se repiten cada uno de los términos (aparecen en el margen izquierdo o derecho, según lo hayamos seleccionado antes nosotros mismos). Una vez localizados los que nos interesan, podemos clicar en ellos y un enlace nos situara frente a todas sus apariciones, numeradas y en su contexto en el Romancero.

-Programa de co-ocurrencias: Para llegar a éste tenemos que entrar en la siguiente dirección web:
http://taporware.mcmaster.ca/~taporware/textTools/cooccur.shtml. En este caso pretendemos comprobar la proximidad de determinadas palabras en el texto. Consiste en subir nuestro archivo en el que hayamos guardado el texto que pretendemos someter a análisis, insertar los términos que queramos tratar y fijamos el radio de búsqueda en 30 para comprobar si éstos se encuentran en un contexto cercano o no.

-Programa de distribución de estructuras. Según se nos indica en la explicación de la página http://taporware.mcmaster.ca/~taporware/textTools/ permite encontrar y contar las palabras específicas en partes diferentes de subtextos, mostrándolos en diferentes contextos. De nuevo tenemos que subir nuestro documento de texto, seleccionar los valores de la distribución, introducir el término que nos interesa y proceder con el análisis haciendo clic en el cuadro con la orden “submit”. El resultado será un gráfico de porcentajes en el que se muestra la frecuencia de aparición de la palabra que hayamos introducido.

Justificación de las parejas escogidas

Una vez hecha la nube léxica y establecidos los términos que aparecen con menor y mayor frecuencia, de las parejas establecidas entre un elemento frecuente en contraposición a un par semántico de menos aparición, elegimos la pareja AGUA, que como se desprende de nuestro inicial trabajo se repite en muchas más ocasiones que ARROYOS, lo que podemos deducir a simple golpe de vista cuando nos fijamos en el tamaño de las palabras según su aparición.
El motivo de escoger esta pareja responde a la convicción de la fuerza carga simbólica del término “agua”, simbología por otra parte muy característica de esta obra lorquiana. El líquido elemento en toda mitología denota la energía vital. Sin embargo, esta fuerza puede estar representada de dos formas, según implique la presencia o la ausencia de vida –lo veremos cuando interpretemos los datos- en función de su estado en movimiento o estancado. Sin embargo nos preguntamos, dada esta abundancia de “agua” en todo el Romancero, ¿a qué se debe la escasez de uno de sus compañeros léxicos “arroyos”, cuya aparición se encuentra restringida con respecto al primer término en un número de 22 (veces menos). Esto es lo que intentaremos interpretar y averiguar a lo largo de este trabajo.

Descripción de los datos obtenidos
Comprobamos en primer lugar después de ver los resultados de la nube léxica que las diez palabras más frecuentes en el Romancero son “luna”, “agua”, ”verde”, “noche”, “san”, “gitano”, “ojos”, “ciudad”, “preciosa”, “gitano”, en contraposición a “alba”, “arroyos”, “cuchillos”, “cabeza”, “martirio”, “civiles”, “torres”, “cama”, “palabras” y “Dios “. Comenzamos a trabajar con hipótesis, y establecemos las siguientes parejas, opuestas o complementarias, entre las más numerosas y las menos: LUNA pero ALBA, NOCHE pero ALBA, AGUA pero ARROYOS, OJOS pero CABEZA, SAN pero DIOS, VERDE pero CIVILES, GITANO pero CIVILES, GITANO pero MARTIRIO, ROMANCE pero PALABRAS.
En segundo lugar, cuando vertemos todo el texto en el programa de concordancias, tenemos constancia de esta diferencia con respecto a ambos, pues mientras que AGUA tiene una frecuencia de aparición de 25 veces, la de ARROYOS es de 3, y su singular aparece tan sólo una vez (margen izquierdo).
Por otra parte, después de someter nuestro texto al programa de co-ocurrencias con el objetivo de comprobar si las palabras de nuestro par se encuentran cercanas en el texto, vemos que el resultado par AGUA pero ARROYOS es de 0.

Interpretación de los datos
Teniendo en cuenta la fuerte carga simbólica en el Romancero gitano, no debe extrañarnos que todas las veces que ambos términos hagan su aparición sea en sentido simbólico, nunca en su contexto real. De este modo, podemos establecer que el agua en el inconsciente colectivo implica vida, aunque esto debe matizarse, puesto que hemos de tener en cuenta que el líquido elemento en estado estático, por tener ausencia de movimiento, revierte su significado en muerte. Por el contrario, su movimiento es imagen del ciclo vital, cambio y evolución asociadas a la propia existencia. Ahora bien, cuando pretendemos aplicar esta máxima a la complejísima poesía lorquiana, nos encontramos con una inmediata dificultad, que no es otra que no poder determinar con seguridad si el agua de unos versos es de un tipo o del otro, lo puede ser indicio de que quizá debamos encauzar nuestro análisis por otro lado. Viendo que si podemos en cambio, englobar a todas las veces que aparece bajo la consigna de “elemento vital en su presencia o ausencia”, determinamos que el rasgo común de los 15 empleos de “agua” es su aparición ligada o alejada de la vida.

Por otra parte, el reducidísimo número de veces que encontramos “arroyos” facilita en gran medida el análisis global del contexto en el que aparece. A excepción del último verso, cuyo significado es más difuso, en los dos primeros que tenemos en nuestra tabla encontramos una clara relación con el cuerpo femenino, siendo símbolo de la sangre en el segundo verso (339). Llegados a este punto podemos fijar la dicotomía que e¡se establece en el empleo de ARROYOS según su contexto en estos dos versos: placer (sus pechos estaban se ven cielos diminutos y arroyos de leche blanca) –dolor ( Corales tibios dibujan arroyos en rubio mapa).

Como hemos dicho, en el tercer verso no encontramos una significación paralela a las anteriores, más bien tenderíamos a asociar esta imagen de arroyos con la del agua, como corriente en movimiento como el mar:

“dando una larga torera sobre el mar y los arroyos”.

Conclusiones
Hay muchas formas de acercarse a un texto desde el punto de vista léxico. Pero una sola nos facilita el trabajo y nos permite obtener resultados fiables invirtiendo a cambio el mínimo tiempo posible. Esto solo ocurre cuando desechamos absurdas pero inevitables reticencias motivadas por el desconocimiento y nos atrevemos a adentrarnos en el universo “virtual” que la Informática pone a nuestra disposición. Es lo que hemos pretendido conseguir en esta asignatura en general y en este trabajo en particular, cuyos objetivos hemos planteado más arriba.
Siguiendo las técnicas descritas con anterioridad hemos podido constatar que dentro del Romancero se repiten unas palabras determinadas en detrimento de otras, pudiendo establecerse entre ellas una relación semántica que nos ha permitido agruparlas en parejas. Nosotros hemos escogido una de ellas: AGUA (mayor frecuencia) frente a ARROYOS (menor frecuencia).
En un segundo paso las hemos sometido a un programa de concordancias y hemos averiguado el número de veces que aparecen ambas, así como pudimos ver en qué contexto aparecía cada una.

En tercer lugar, para determinar si se encontraban cercanas o no, analizamos el Romancero con el programa de co-ocurrencias y no encontró ninguna en una frecuencia de texto.

Hasta aquí lo que dice la tecnología. Ahora debemos interpretar esos datos desde el punto de vista filológico, o si se quiere, simplemente, desde el punto de vista del sentido común. Nos planteamos cuál puede ser la razón que haya llevado a Lorca a establecer distinciones entre Agua y arroyos, si uno implica al otro. Ahora bien, si nos detenemos en el significado de ambos términos podemos esbozar el sentido que llevó al poeta granadino a establecer dicha desigualdad. Si tenemos en cuenta el sentido figurado del agua en este poemario, según el cual la vida fluye libremente en el agua en movimiento pero el agua parada representa enfermedad o muerte, tema constante en su obra ¿es posible que destaque más el elemento que puede tener esa ambivalencia de significados (vida-muerte) sobre aquel que por su continuo fluir, representa la vida (arroyos)? Sin lugar a dudas, creemos que esta es la razón.
5.4. LUNA pero AGUA
CORPUS DE TRABAJO

Se ha tomado como objeto de análisis El Romancero Gitano, obra poética de Federico García Lorca, publicada en 1928. La obra presenta una gran síntesis entre la poesía popular y la alta, transcurre entre dos motivos centrales, Andalucía y los gitanos, tratados de manera metafórica y mítica.

HIPÓTESIS DE TRABAJO

El presente análisis parte de la intención común de todos los miembros de este grupo de trabajo de analizar los términos más o menos usados en la ya mencionada obra.

JUSTIFICACIÓN DE LA PAREJA

En un principio opté por la elección de la pareja: “verde pero civiles”. Después de comprobar la contextualización a través de los datos que nos ofrecen estos prácticos programas, llegue a la conclusión de que sólo podía hacer un estudio de la no relación entre estos dos términos (pese a su fuerte apariencia metafórica), lo cual resultaría inútil, ilimitado e imposible, al menos, a día de hoy.

Echando un vistazo de nuevo a la nube léxica me decanté por una pareja bastante interesante; se trata de luna pero agua. En concreto, me llamó la atención el poderoso carácter simbólico, evocador y eminentemente poético de ambos términos.


DESCRIPCIÓN DE LOS ANÁLISIS REALIZADOS

El par propuesto ha sido sometido a un estudio de concordancias y distribución de patrones.

DESCRIPCIÓN DE LOS DATOS OBTENIDOS
Para dar comienzo al análisis vamos a ver en qué contexto se desenvuelve este par.
1 La LUNA gira en el cielo sobre las tierras sin AGUA m

2 Un carambano de LUNA la sostiene sobre el AGUA

3 si quiere flores de vino o saltos de media LUNA. Pero el pez que dora el AGUA y los marmoles

Las orillas de la LUNA pierden juncos ganan voces

4 Barandales de la LUNA por donde retumba el AGUA

5 Sobre el AGUA una LUNA redonda se bagna dando envidia a la otra


En cuanto al análisis de distribución de patrones, los resultados son los siguientes








INTERPRETACIÓN DE LOS DATOS OBTENIDOS


Desde un análisis descriptivo tenemos que decir que ambos términos aparecen no en pocas ocasiones a lo largo del texto. Agua aparece veinticinco veces y luna treinta y dos. Son coincidentes en cinco ocasiones y esto nos puede decir algo.
Esta elección léxica es muy recurrente en poesía; ambos son sustantivos concretos, pero uno, aunque real, no es tangible (de momento) y el otro sí.

Luna y agua tienen connotaciones mágicas, misteriosas, poéticas, metafóricas. Podemos verlo en las relaciones semánticas:

En la concordancia 1 vemos una relación por meronimia en nuestras dos palabras. El cielo abarca a la luna y la tierra al agua; existe pues, una relación paralelística de este par con respecto a las palabras circundantes.

En la segunda concordancia vemos que por un lado carámbano y agua se relacionan de forma material (carámbano-hielo-agua) y por otro lado carámbano y luna tienen una relación de forma.
De la tercera concordancia no hemos encontrado que hubiese un solo elemento relacionante, aunque tal vez nos equivocamos. Hay una secuencia que nos ha resultado interesante para comentar; se trata del ejemplo no numerado que transcribimos a continuación. Las orillas de la LUNA pierden juncos ganan voces

Se hace referencia a dos elementos que están dentro del mismo campo semántico, es decir, las orillas, normalmente la de los ríos, suelen estar rodeadas de juncos. Estos elementos por separado y relacionados con luna no nos dicen nada pero si miramos desde la metáfora ¿Se podría identificar luna con agua?. Pensamos que la relación estaría justificada.
La cuarta concordancia muestra la luna como si fuese un puente y el agua golpea sus barandillas desde abajo. Finalmente en el contexto cinco, ese baño que la luna toma, tiene lugar en el reflejo que le ofrece el agua.


La comunicación literaria cuenta con dos niveles. Uno está formado en el contexto de la ficción y el otro nivel lo forman autor/lector, es en este último caso en el que nosotros como lectores hemos de hacer un “esfuerzo” interpretativo considerando esa ficcionalidad, ficcionalidad que por otra parte no ha de ser incompatible con una tesis que se respaldada con un análisis de datos.

En otro texto de Lorca, Bodas de sangre encontramos los siguientes fragmentos: “El hijo era un poquito de agua pero el otro era un río oscuro, lleno de ramas, que acercaba a mí el rumor de sus juncos y su cantar entre dientes….tu hijo que era como un niñito de agua, frio y el otro me mandaba cientos de pájaros que me impedían el andar”…”El novio los encontrará con luna o sin luna…Ahora sale la luna. Vamos a darnos prisa… ¡ay luna que sales! Luna de las hojas grandes…”
Parece que la elección del léxico que hace Lorca tiene entre sus recurrentes usuales a los dos elementos de nuestra pareja.


CONCLUSIONES
Lo que podemos afirmar con certeza es que estos dos sustantivos, luna y agua, tienen una función metafórica y estilística en sus coincidencias contextualizadas.

5.5. GITANA pero LUNA
CORPUS DE TRABAJO

Se trata, como se nos indicó en el Curso del poemario de Federico García Lorca Romancero Gitano (1924-1927), primer libro publicado de Federico García Lorca en la que se aprecia la interacción entre las formas y temas tradicionales y de su tierra (romances, gitanos, toreo, etc,) y su, en cambio, estilo enormemente original, personal y culto.
Conviene advertir, no obstante, que este poemario, extraído de la dirección web http://www.archive.org/stream/romancerogitano100garcuoft/romancerogitano100garcuoft_djvu.txt , ha sido modificado para eliminar todas aquellas marcas paratextuales españolas y las ajenas a la ortografía inglesa que pudieran dificultar el tratamiento de este texto mediante las herramientas informáticas sugeridas en el Curso.


HIPÓTESIS DE TRABAJO Y JUSTIFICACIÓN DE LA PAREJA
He escogido la pareja Gitana/Luna porque, en una obra de este nombre y este autor, cabría presumir que podría vincularse tanto la gitana con la luna por asociación de género y belleza como, en un sentido más general, la raza gitana con la propia noche, tanto por motivos amorosos como de huida/escondite o dolor.

METODOLOGÍA PARA LA OBTENCIÓN DE DATOS

La pareja seleccionada lo ha sido no solo en virtud de la hipótesis anteriormente expuesta, sino porque las parejas de términos propuestas que no habían sido elegidas por el resto de compañeros del grupo daban cero co-ocurrencias. A partir de esta situación, opté por el doblete Gitana/Luna por los motivos mencionados en el anterior apartado.
A partir de ahí, siguiendo las pautas y herramientas proporcionadas durante el Curso (Nube léxica, Concordancia y Co-ocurrencia), he obtenido los resultados siguientes.

DATOS OBTENIDOS

A) Nube Léxica: En esta pareja podemos comprobar que Luna se repite en 31 ocasiones a lo largo del texto, mientras que Gitana cinco veces.

B) Concordancia:
plata Verde que te quiero verde Bajo la luna GITANA las cosas la estan mirando y ella no puede”



C) Co-ocurrencias (2):

“la montagna con la sombra en la cintura ella suenga en su baranda verde carne pelo verde con los ojos de fria plata verde que te quiero verde bajo la luna gitana las cosas la estan mirando y ella no puede mirarlas Verde que te quiero verde grandes estrellas de escarcha vienen con el pez de sombra que abre el camino”
“espera cara fresca negro pelo en esta verde baranda Sobre el rostro del aljibe se mecia la gitana verde carne pelo verde con ojos de fria plata Un carámbano de luna la sostiene sobre el agua La noche se puso intima como una pequenga plaza Guardias civiles borrachos en la puerta golpeaban Verde que te quiero verde Verde que te quiero ramas”

DESCRIPCIÓN E INTERPRETACIÓN DE LOS DATOS

En vista de esto se deduce que se asocia directamente la luna con la gitana en dos ocasiones, ambas referidas a la naturaleza femenina y bella tanto de la luna como de la mujer. Independientemente de eso las co-ocurrencias demuestran que términos como gitanos y noche, que serían los elementos más generales que sin duda representan los términos antes citados, se asocian en más ocasiones.

CONCLUSIONES
Lorca suele asociar a los protagonistas de su Romancero, los gitanos (gitana), denominados, caracterizados y actuando de forma distinta en cada poema en usual asociación con un marco temporal, que es la noche (luna). Como se puede apreciar ambos elementos (raza gitana/noche, gitana/luna), suelen asociarse en un doble sentido:
- individualmente conectando a la mujer gitana y a la luna en virtud de identidades compartidas como la belleza y la feminidad;

- en general, vinculando a la raza gitana con la noche bien por motivos amatorios o de huida y/o pena.

5.6. PENA pero SOLEDAD

En las siguientes líneas analizaremos la pareja pena/soledad en el Romancero gitano (1924-1927) de Federico García Lorca, con el fin de situar ambos términos en el universo simbólico del autor. Recurriremos, pues, a la edición digital alojada en la siguiente dirección url: http://www.archive.org/stream/romancerogitano100garcuoft/romancerogitano100garcuoft_djvu.txt

La nube léxica superior (http://www.wordle.net/) nos indica el número de apariciones de las palabras que nos atañen, en su relación con el léxico de la obra. De este modo, la palabra «pena» aparece en 9 ocasiones, mientras que «soledad» es usada 8 veces. En relación a esta pareja, constituyendo un entorno simbiótico, podemos hacer referencia al adjetivo «negra», el cual aparece 4 veces, la mitad que el término anterior, además de su plural «negros/as», que se da en 6 ocasiones.


Por otro lado, el programa de concordancias (lextutor.ca) nos permite conocer el contexto en que aparecen dichas palabras; es curioso que la palabra «pena» aparezca exclusivamente en el romance titulado «Romance de la pena negra», en el que concurren (TAPoR-Text Analysis Portal for Research) los tres términos que nos conciernen, al igual que «soledad», que aparece 6 de las 8 veces citadas, y «negra», que se da en 2 de las 4 ocasiones. Por tanto, este romance es de suma importancia para acercarnos al significado de estos términos en el marco de la simbología de Lorca:

Las piquetas de los gallos
cavan buscando la aurora,
cuando por el monte oscuro
baja Soledad Montoya.
Cobre amarillo, su carne
huele a caballo y a sombra.
Yunques ahumados sus pechos,
gimen canciones redondas.
-Soledad, ¿Por quién preguntas
sin compañía y a estas horas?
-Pregunte por quien pregunte,
dime: ¿a ti qué se te importa?
Vengo a buscar lo que busco,
mi alegría y mi persona.
-Soledad de mis pesares,
caballo que se desboca
al fin encuentra la mar
y se lo tragan las olas.
-No me recuerdes el mar
que la pena negra brota
en las tierras de la aceituna
bajo el rumor de las hojas.
-¡Soledad, qué pena tienes!
¡Qué pena tan lastimosa!
Lloras zumo de limón
agrio de espera y de boca.
-¡Qué pena tan grande! Corro
mi casa como una loca,
mis dos trenzas por el suelo,
de la cocina a la alcoba.
¡Qué pena! Me estoy poniendo
de azabache carne y roja.
¡Ay, mis camisas de hilo!
¡Ay, mis muslos de amapola!
-Soledad, lava tu cuerpo
con agua de alondras,
y deja tu corazón
en paz, Soledad Montoya.
Por abajo canta el río:
volante de cielo y hojas.
Con flores de calabaza
la nueva luz se corona.
¡Oh, pena de los gitanos!
Pena limpia y siempre sola.
¡Oh, pena de cauce oculto
y madrugada remota!
En definitiva, al igual que ocurre con la alusión a la monja gitana en el romance que le precede, Lorca lleva a cabo la personificación del sustantivo «soledad» con el objetivo de evocar el lugar que ocupa la mujer en el mundo gitano. Asimismo, guarda relación con la oscuridad y la «pena» de un pueblo marginado y perseguido por una autoridad represiva representada por la guardia civil, a la cual alude el autor en su «Romance de la guardia civil española». Finalmente, el adjetivo «negro», adscrito a dicha oscuridad, soledad y pena, se liga a la muerte, desgraciado final de un ser nómada y marginal.




MATERIAL


CONCORDANCIA - CO-OCURRENCIA




INVENTARIO LÉXICO
Inventario.pdf
5.7. SAN pero DIOS

A continuación, ofrecemos un gráfico, en el que indicamos la frecuencia de aparición de los términos analizados:

[[file/view/Imagen1.emf|Imagen1.emf]]

De esta manera, vemos que DIOS aparece tres veces (más una, que es la frecuencia con la que se da CRISTO), frente a las veintiocho veces con las que nos encontramos con SAN, SANTO y SANTA (veintidós veces SAN, tres veces SANTO y otras tres SANTA).
En un principio, por lo tanto, hemos constatado la poca relevancia del término DIOS (y su derivado) frente a SAN (y sus derivados).
Centrémonos ahora en el término SAN. Todas las veces en las que nos encontramos con SAN, este actúa como adjetivo y va acompañando a un nombre, al igual que ocurre con SANTA. Sin embargo, las tres veces en las que está presente SANTO, este actúa como sustantivo. En el siguiente gráfico, hemos recogido los nombres a los que acompañana tanto SAN como SANTA y la frecuencia de aparición de cada uno:

[[file/view/Imagen2.emf|Imagen2.emf]]

San Miguel y San Gabriel, arcángeles ambos, son los que aparecen con más frecuencia, pero no nos parece, en un principio, que estas obsevaciones sean demasiado pertinentes para nuestro trabajo.
Si seguimos con nuestro análisis, las tres veces que DIOS está en el texto, lo hace acompañado de SAN (San Gabriel, concretamente), formando parte de una letanía que se repite: «Dios te salve, Anunciación [...]». De igual manera, la palabra SANTO está presente tres veces, pues se repite, una detrás de otra, también en una suerte de letanía: «Ángeles y serafines dicen: "santo, santo, santo"». En cuanto al resto de veces en las que se utiliza la palabra SANTO o SANTA, se hace de forma simbólica.
Creemos que la clave del uso de esta pareja de palabras podría ser la siguiente: aunque la influencia de lo popular es innegable¹, sin duda el Romancero gitano lo trasciende, pues opera en el plano de lo simbólico. En ningún momento el texto constituye un ataque a la religión, ni siquiera podemos decir que el uso de la pareja SAN pero DIOS se dé en un contexto ateo. A propósito de esto que acabamos de decir, parece pertinente reproducir lo que el propio Lorca afirmó acerca de su libro, en su «Conferencia-recital del Romancero gitano», aunque el fragmento sea bastante extenso:
Así pues, el libro es un retablo de Andalucía con gitanos, caballos, arcángeles, planetas, con su brisa judía, con su brisa romana, con ríos, con crímenes, con la nota vulgar del contrabandista y la nota celeste de los niños desnudos de Córdoba que burlan a San Rafael. Un libro donde apenas si está expresada la Andalucía que se ve, pero donde está temblando la que no se ve. Y ahora lo voy a decir. Un libro antipintoresco, antifloklórico, antiflamenco, donde no hay ni una chaquetilla corta, ni un traje de torero, ni un sombrero plano, ni una pandereta; donde las figuras sirven a fondos milenarios y donde no hay más que un solo personaje, grande y oscuro como un cielo de estío, un solo personaje que es la Pena, que se filtra en el tuétano de los huesos y en la savia de los árboles, y aunque no tiene nada que ver con la melancolía, ni con la nostalgia, ni con ninguna otra aflicción o dolencia del ánimo; que es un sentimiento más celeste que terrestre; pena andaluza que es una lucha de la inteligencia amorosa con el misterio que la rodea y no puede comprender.



¹ De ahí la aparición de tantos santos. No olvidemos que Lorca creció en un ambiente en el que las romerías, el rezo de letanías y otras tradiciones relacionadas con una religiosidad que podríamos llamar popular estaban más que arraigadas. De igual manera, estaba impregnado de literatura oral desde niño, y precisamente uno de los temas de la misma tiene que ver con asuntos religiosos, especialmente vidas de santos. Fue por esa época además cuando ayudó a Menéndez Pidal en su labor de recopilación de romances por Granada. Todos estos aspectos se recogen en la «Introducción» de la siguiente edición del Romancero gitano: GARCÍA LORCA, Federico (2007): Romancero gitano, ed. de Mario Hernández, Madrid: Alianza Editorial.

6. Interpretación de los datos

Hemos descubierto que en esta pequeña muestra de parejas de palabras analizadas, no existe otra forma de relación que no sea mediante la interpretación metafórica y el conocimiento del mundo individual. Aparte de esta interpretación, también han sido comunes las herramientas de programas informáticos utilizadas por el grupo.
Principio y fin de un espacio escénico en noche-alba; lo positivo y la represión en gitanos-civiles; vida y muerte en agua-arroyos; relaciones semánticas y estilo en
luna-agua; lo femenino y la noche en gitana-luna; la mujer gitana y la marginación de un pueblo en soledad-pena y tradición religiosa y literatura oral en San-Dios.
Observamos que las parejas gitana-luna y soledad-pena, podrían abrir un nuevo análisis interpretativo y profundizar acerca de la visión que tienen el poeta de la mujer gitana.

7. Conclusiones


Resumiendo, podemos asegurar que todos los argumentos e interpretaciones finales han demostrado que con la inclusión de datos, nuestras tesis de relación se han reforzado y han sido respaldadas aun tratándose de un material tan subjetivo como es el poético.



Trabajo realizado por:
Ancruz BFIGUEREDO josemartinez RaquelitaRH marinarr user : rvalles MariaFN